Loading...
Skip to main content
SBD promoverá la transformación productiva a través de una banca moderna
Edit image

- Plan Estratégico para los próximos cinco años fue presentado este jueves y plantea potenciar una banca que fortalezca la inclusión de una manera eficiente.

- SBD colocó más de ¢182 mil millones en 2018, en créditos para la micro, pequeña y mediana empresa

San José, 28 de marzo 2019. Transformar la economía del país por medio de una banca más inclusiva, moderna y eficiente es la meta del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) con la implementación del Plan Estratégico 2020-2024, que fue presentado este jueves en el auditorio del Museo de Jade.

El Plan busca fortalecer y potenciar el dinamismo que ha mostrado el SBD desde que se aprobó la reforma a la Ley del Sistema de Banca para el Desarrollo, en el 2014 y que ha permitido una creciente oferta de financiamiento, que el año pasado favoreció a más de 41 mil beneficiarios de la micro, pequeña y mediana empresa.

Para ello, el SBD se convertirá en una eficaz palanca de inclusión financiera y un promotor de la transformación productiva nacional, con el fin de lograr una economía más moderna, encadenada y de valor agregado, que fomente de forma vigoriza el emprendedurismo, la innovación, el comercio y el empleo, con el fin de impactar la pobreza en todas las regiones del país.

“La formulación estratégica del SBD para el período 2020-2024 establece una visión que proyecta al Sistema como una institución que debe contribuir a lograr una nación más próspera, moderna, incluyente y sostenible, con acceso a financiamiento ético, eficiente y alineado con los objetivos superiores de la nación, que propicia el aumento de la productividad, la innovación y la equidad en sus regiones geográficas y en sus sectores productivos”, manifestó Renato Alvarado, ministro de Agricultura y Ganadería y presidente del Consejo Rector de SBD.

Para lograr el objetivo, el Plan presenta un portafolio constituido por 10 proyectos estratégicos cuya base de preparación operativa se trabajará durante este año, y que tienen que ver con ecoeficiencia y descarbonización, la consolidación de un ecosistema nacional de emprendimiento, sin descuidar el financiamiento para poblaciones tradicionalmente excluidas y una digitalización del Sistema, entre otros.

En 2018, el SBD colocó más de ¢182.000 millones que llegaron a 41 mil productores de la micro, pequeña y mediana empresa, por medio de créditos con condiciones favorables para estimular sus actividades económicas.

El 77% de estos recursos favorecieron a microempresarios, mientras que el 20% fue absorbido por los pequeños empresarios. El 3% restante se destinó a emprendimientos y medianas empresas.

En cuanto a actividad económica, el SBD mostró su compromiso con los productores agropecuarios, un sector que tradicionalmente solo accede a menos del 3% de los créditos del Sistema Financiero Nacional. El año pasado, el 46% de los recursos de banca para el desarrollo estuvieron dirigidos a este sector por medio de iniciativas como el Programa de Financiamiento, Fomento y Encadenamiento Productivo del Sector Ganadero, los Consejos de Apoyo Rural (CAR) y otros programas de apoyo a actividades agrícolas.

De igual modo, las zonas rurales abarcaron casi la mitad de los créditos (46%), quedando el resto para la Región Central. Es importante resaltar que el 31% de la cartera fue colocada en distritos con un Índice de Desarrollo Social Bajo o Muy bajo.

“El SBD representa solo el 2% del Sistema Financiero Nacional pero su impacto es enorme porque genera encadenamientos y dinamiza la economía. Los resultados de 2018 son un reflejo de este sistema vigoroso que ha venido en crecimiento sostenido con la reforma a la ley de creación del SBD y la aprobación de la normativa de supervisión especializada. Colocamos más de 180 mil millones a tasas promedio del 7.2% y plazos favorables para los beneficiarios, con lo que cumplimos los objetivos para los cuales el SBD fue creado”, manifestó Alvarado.

Añadió que los tres fondos que componen el SBD (FINADE, FOFIDE y FCD), incluyendo el fondo para avales y garantías, muestran también un comportamiento creciente, lo que permite robustecer la fuente de recursos del Sistema.