Loading...
Skip to main content

Inicie sesión con una cuente existente

* Texto error: Campo requerido

* Texto error: Campo requerido

FINADE no incumplió requisitos en otorgamientos de créditos del SBD

Esta mañana la Contraloría General de la República (CGR) divulgó un comunicado de prensa con un título en el que se afirma que “FINADE incumple requisitos al otorgar recursos de banca para el desarrollo”.

Al respecto, el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) considera oportuno y necesario, aclarar varias afirmaciones realizadas en dicho comunicado, que no reflejan la realidad del estudio efectuado, y de la labor que realiza el SBD, con lo cual, se induce a error a los lectores, en perjuicio del Fidecomiso Nacional para el Desarrollo (FINADE) y del Sistema.

SOBRE LA FUNCIÓN Y RESPONSABILIDAD DEL FINADE

1. El FINADE es un fideicomiso que forma parte del SBD, y cuya administración corresponde según la Ley 9274 a un banco del estado (fiduciario), que actualmente es el Banco de Costa Rica. Cada operador financiero acreditado ante el SBD ha cumplido con los requisitos de Ley y los establecidos por el Consejo Rector del SBD, para tener acceso a los fondos del FINADE.

2. La CRG realizó una evaluación de los créditos otorgados por distintos operadores financieros (bancos, cooperativas, financieras y microfinancieras, entre otros) que utilizan recursos del FINADE. El informe de la CGR en ningún momento señala incumplimiento del fideicomiso en el otorgamiento de los créditos de banca de segundo piso a los operadores. Aquí debemos agregar y aclarar que, aunque se hizo de conocimiento público por parte de la Contraloría General de la República, el informe final de esta evaluación aún no se le ha entregado al oficialmente al SBD, por lo cual, nos hemos tenido que informar por los medios de comunicación y acceder al citado informe por medio del sitio web. Ciertamente estamos de acuerdo en la transparencia que debe existir en toda evaluación de la utilización de los fondos públicos, sin embargo, es deseable que este tipo de documentos sean remitidos de manera oficial y formal, como corresponde en la gestión pública entre administrados y las entidades de control superior.

3. El FINADE no ha incumplido requisitos en el otorgamiento de recursos del SBD, puesto que, por Ley, no otorga créditos a los operadores financieros, para que estos los coloquen a los beneficiarios del SBD.

4. Los operadores financieros otorgan los financiamientos con recursos de FINADE de acuerdo con sus propias políticas y metodologías crediticias, pero deben hacerlo dentro del marco normativo establecido por el SBD, y en el caso de las entidades supervisadas por la la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF), acatar lo establecido en la normativa 15-16.

5. De acuerdo con el artículo 46 del Reglamento de la Ley 9274, en primera instancia la labor de control y seguimiento de las operaciones crediticias con fondos del SBD le corresponde, a cada operador financiero y a sus auditorías internas y externas. Por su parte, la Secretaría Técnica del SBD realiza un seguimiento de todos los fondos, incluidos los del FINADE, según lo dispuesto en la Ley 9274. Esta labor de control ha devenido en multas y sanciones a operadores financieros que han incumplido con lo establecido, según se ha informado en los medios de comunicación oportunamente.

6. Además, la Ley 9274, establece que el fiduciario, por medio de su Unidad Técnica, debe velar por la sostenibilidad del fideicomiso, de acuerdo con las buenas prácticas financieras, y está obligado, según el contrato de administración del fideicomiso suscrito con el SBD, a “brindar el seguimiento periódico y oportuno técnico, financiero y legal a los proyectos productivos pertenecientes a las carteras activas de los fondos de este fideicomiso”.

SOBRE LAS CONDICIONES DE LOS CRÉDITOS

7. La verificación del cumplimiento de requisitos de los solicitantes de crédito, como capacidad de pago, viabilidad del proyecto, información y actualización del expediente, así como otras condiciones propias de la actividad creditica, corresponden directamente al operador financiero que está otorgando el crédito, no al FINADE o al SBD. El deudor ante el FINADE es el operador financiero.

8. En el caso de la capacidad de pago, si se diera un incumplimiento, esta circunstancia afectaría al operador financiero que otorgó el crédito, no así al FINADE. En todo caso, la cartera con recursos del SBD es una cartera sana, con una mora legal mayor a 90 días es de 2,48%.

9. El SBD concuerda con que la información de los expedientes del operador financiero debe ser completa y que la verificación de la misma corresponde al operador. No obstante, la ausencia de algunos requisitos puede estar justificada por la naturaleza misma del operador financiero, como es el caso de las microfinancieras y las cooperativas sectoriales de pequeños productores integrados a su cadena de valor.

10. Mediante los acuerdos AG-1463-182-2016 y AG-089-16-2018, posteriores a la reforma a la Ley del SBD (del 2014), el Consejo Rector dispuso tope a las tasas de interés y a los márgenes de los operadores financieros. Este margen se fijó en hasta 6 puntos para operadores financieros supervisados por SUGEF y de hasta 10 puntos para microfinancieras, ambos sobre la Tasa Básica Pasiva (TBP) del Banco Central. En la actualidad, la tasa promedio del Sistema de Banca para el Desarrollo es de 7,88% (incluye todos los fondos del SBD) y para el FINADE, en específico, es de 9,54%.

11. La referencia en el estudio de la CGR a operaciones crediticias con tasas de hasta el 43%, se explica porque son saldos de operaciones aprobadas antes de la fijación de tasas indicada en el punto 10 anterior. Corresponden a créditos de microfinancieras. Cabe señalar que el financiamiento que las microfinancieras otorgan, por su naturaleza y segmento de mercado, tiene un alto costo transaccional y de operación, que se potencia por la dificultad de acceso geográfico a los beneficiarios y el monto colocado, que en promedio se ubica entre los ¢100.000 y ¢500.000; así como el nivel de riesgo crediticio asociado a estas operaciones, no obstante, cabe señalar, que esta población de no ser atendida por las microfinancieras, en muchos casos queda excluida del crédito productivo. Las operaciones que subsisten en esta condición representan apenas el 2% de las operaciones activas del SBD.

12. Al 30 de agosto del 2018, el SBD cuenta con 41.967 operaciones activas, con una colocación total de ¢452.964 millones y un saldo de ¢362.969 millones. El crédito promedio es de ¢10,8 millones.

El Sistema de Banca para el Desarrollo es respetuoso y agradece la labor fiscalizadora de la Contraloría, que ciertamente contribuye a la mejora continua de la gestión de inclusión financiera, económica y social de los beneficiarios de la Ley 9274.